25 junio 2009

En el Baño: Sí al vidrio, No al PVC

Como ya sabéis, reciclamos una vieja bañera, pero como casi siempre la usamos como ducha (gasta menos agua), necesitábamos una solución para evitar salpicaduras. La mayoría de cortinas de baño se fabrican a partir de PVC, un plástico que intentamos evitar en la medida de lo posible por su alto impacto negativo en la salud y el medioambiente. El PVC es nocivo a lo largo de todo su ciclo de vida, desde la fabricación, pasando por su uso doméstico, hasta finalizar como vertido. Para obtener más información de porqué no deberíamos abusar del PVC visita esta campaña anti-PVC, o simplemente lee la cortina de baño, hecha de PVC (!), del diseñador catalán Martí Guixé.

En el mercado encontramos algunas soluciones de cortinas sin PVC (de plástico reciclado, de fibras naturales impermeabilizadas con cera de abejas…), pero finalmente nos decidimos por una solución más saludable (los plásticos emiten químicos nocivos al calentarse con el agua de la ducha y los respiramos con el vapor) y duradera (la fibras y los plásticos enmohecen y se deterioran con rapidez), un simple vidrio. El vidrio es fácilmente reciclable e incluso lo puedes conseguir reciclado, es fácil de limpiar (pulverizando agua con vinagre y secando con papel de periódico, resultado impecable), no coge moho, su vida útil es muy larga y existe una amplia gama de diseños (traslucido, abatible, con marco o sin él…). Nosotros nos decidimos por el vidrio de doble hoja transparente sin marco. Aunque el coste inicial pueda ser superior a la larga creemos que merece la pena por confort, diseño y medioambiente.

Otras soluciones sostenibles incorporadas en el baño del R3project son: azulejos con acabado pizarra de plástico reciclado, dispositivos de reducción de consumo de agua en water y grifos, espejo reutilizado de 2ª mano, contenedores de plástico reciclable de IKEA, bombillas de bajo consumo, baldosas de cerámica de bajo impacto ecológico, el lavabo Kalahari...


Cortina de ducha "MADE OF PVC" por Martí Guixé.