15 mayo 2009

Cajas de vino recuperadas para los armarios de la cocina



Puedes pensar que la idea suena a excusa para beber un montón de cajas de buen vino, pero este proyecto se basa en reciclaje, estilismo y artesanía. Recuperamos viejas cajas de vino y las convertimos en paneles para el frontal de los armarios de la cocina. Aunque parezca un trabajo sencillo, en realidad, se ha convertido en una dura prueba para nuestro maestro carpintero. Tenemos suerte de tener a Rodrigo Díaz en el equipo para conseguir que nuestras ideas sean realidades.



Como extra al acabado estético, esta obra sirve de ‘álbum’ de buenos momentos. Como aquella caja que contenía una botella de cerveza orgánica que nos regaló Hernani y Loida, o la de aquel excelente vino que Olga decidió abrir una noche de tapas por la Barceloneta…

Como hacer muebles con madera de cajas de vino

Una vez que desmontamos cada una de las cajas y tenemos las tablas separadas y libres de clavos, puedes empezar a disponer tu propio patchwork. Solapando las diferentes tablas y generando un desorden diseñado llegamos a la disposición deseada. Marcamos los solapes con lápiz para después empezar a cortar. Para conseguir la rigidez adecuada para los paneles, las clavamos a una chapa de 8mm de madera certificada. El siguiente paso sería el de cortar los paneles ajustando a las dimensiones finales de cajones y armarios. Continuaríamos con la instalación de las bisagras, tiradores y dispositivos de apertura oculta tipo click. Como acabado final, en caso de que las cajas no estuvieran barnizadas, recomendamos aplicar dos manos de aceite ecológico de Livos por ejemplo para evitar la suciedad y el deterioro de la madera por el uso en la cocina.

Como nota final, comentaros que la encimera es de madera maciza de origen certificado que encontramos en la gama NUMERÄR de IKEA.